top of page
  • Foto del escritorJuan Manuel Álvarez

El legado culinario de Doña Rosa: Un viaje de sabores en Barcelona

En el corazón de la bulliciosa Barcelona, se encuentra un rincón de sabores que fusiona la riqueza de la cocina del Medio Oriente con la vivacidad latina y los matices asiáticos. El restaurante Doña Rosa es más que un lugar para deleitar el paladar; es un tributo a una mujer cuyo amor por la comida trascendió fronteras.

La historia de Doña Rosa se remonta al inicio del siglo pasado, cuando esta intrépida mujer dejó su Israel natal para establecerse en Argentina. Fue en su nuevo hogar donde Doña Rosa se vio inmersa en una sinfonía de sabores y especias que dieron forma a su inquebrantable pasión por la gastronomía.



Combina los sabores de su infancia en Medio Oriente con influencias latinas y toques asiáticos adquiridos durante sus innumerables travesías y aventuras, Doña Rosa siempre asombraba a sus comensales con cada platillo. Generaciones más tarde, el equipo de Doña Rosa rinde homenaje a esta amada matriarca, cocinando sus recetas con el mismo amor y experimentando con la misma curiosidad para asegurarse de que su legado nunca se desvanezca. Todo en Doña Rosa es sinónimo de casero, con una meticulosidad que se percibe en cada plato y una generosa porción de amor en cada preparación. Entre las delicias que no se pueden pasar por alto se encuentran:



Albóndigas a la Plancha: Un deleite que puede ser disfrutado en pita o en un plato con verduras asadas de vivos colores, salsa tahini y un chimichurri casero. Este platillo ha sido reconocido con el premio a las mejores albóndigas de Tel Aviv.

Ceviche Nactarina: Una exquisita combinación de sabores salados y dulces, con un toque de queso azul y un ligero toque de chile que eleva esta experiencia gastronómica a otro nivel.

Shawarma de Pollo en Pita Casera: Un mordisco lleno de sabor que seguramente quedará grabado en la memoria de cada comensal.

Ensalada Carnaval: Una sinfonía de frescura con fresas jugosas, manzanas crujientes, rúcula vibrante, granola y coronada con un helado de queso de cabra que sorprende y deleita los sentidos.



En Doña Rosa, cada plato es una carta de amor culinaria, una oda a la creatividad y un tributo a una mujer cuyo legado sigue brillando en cada bocado. Este pequeño rincón en Barcelona es más que un restaurante; es un santuario para los amantes de la comida que buscan una experiencia que va más allá de lo común. Si deseas embarcarte en un viaje de sabores que trasciende culturas y fronteras, Doña Rosa es el destino culinario que no puedes dejar de visitar. Su historia, sus sabores y su amor por la comida te esperan con los brazos abiertos.


Más información en https://donarosabarcelona.com/


Comments


Top Stories

bottom of page